LA BATALLA FINAL DE CARLOS CASTAÑO

whatsapp-image-2020-08-01-at-12.28.45-pm

Carlos Castaño, el mítico jefe de los paramilitares en Colombia, fue asesinado porque planeaba entregarse a las autoridades americanas y, a cambio de beneficios, delataría a sus compinches y antiguos socios.

Este texto narra, en boca de sus protagonistas, cómo un comando suicida penetró los cordones de seguridad de Castaño Gil y doblegó, a uno de los hombres más poderosos de Colombia, en su momento.

El sardino Castaño, fue ejecutado por sus propios hombres, bajo el mando de su hermano Vicente en el paraje conocido como Rancho al Hombro. Castaño cae en el complot que montaron sus traidores subordinados comandantes de los bloques de las Autodefensas Unidas de Colombia –AUC-.

Luego de este crimen y desde las cárceles de desde la cárcel de Itaguí en Antioquia, y La Picota en Bogotá, los jefes de las AUC, confesaron nexos con amplios sectores de la política colombiana.

whatsapp-image-2020-08-01-at-12.28.41-pm

ASÍ ROBÉ EL BANCO

En un puente festivo del mes de octubre de 1.994, un comando suicida integrado por 14 hombres, incursionó al interior del Banco de la República en la ciudad de Valledupar, al norte de Colombia y sin hacer un solo disparo, sin herir a nadie, y luego de 30 horas de titánica tarea, lograron violar la bóveda principal del banco Emisor y hurtar $24.072 millones de pesos –unos 33 millones de dólares de la época- en el que se considera, el robo más cuantioso en dinero en efectivo perpetrado en el mundo.

Los billetes, nuevos en su mayoría, jamás fueron recuperados. El ilícito traumatizó durante varios meses la vida comercial de todas las ciudades y los pueblos en Colombia, debido a que las autoridades judiciales y monetarias del país, vincularon al robo a toda persona que fue sorprendida en poder de dichos billetes.

Quince años después y luego de purgar una condena de seis años en prisión, el verdadero cerebro del plagio, revela en el libro “Así robé el banco”, del periodista Alfredo Serrano Zabala (Editorial Random House Mondadori, 2.009) paso a paso, cómo se planificó, perfeccionó y ejecutó el cinematográfico e insólito robo.

Este libro es la base para NETFLIX, de la serie: El Robo del Siglo.

PARACOS

La presencia en los últimos 20 años de grupos paramilitares o autodefensas en Colombia, afectó la vida de los colombianos en todos los rincones de la patria.

La desmovilización de algo más de 30 mil combatientes de paramilitares en Colombia dirigidos por una veintena de señores feudales del siglo XXI, colocó de presente ante el panorama internacional, el grave flagelo que han representado y representan los paramilitares para Colombia y el mundo.

El propio ex Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, admitió en un encuentro regional de presidentes latinoamericanos, que los grupos armados irregulares que azotan al país son grupos compuestos por individuos multimillonarios, producto del negocio del narcotráfico principal abastecedor y combustible de las mafias colombianas.

whatsapp-image-2020-08-01-at-12.28.46-pm
whatsapp-image-2020-08-01-at-12.28.44-pm

LAS SIETE VIDAS DE LA GATA, LA HISTORIA DE ENILCE LÓPEZ

Una enigmática mujer, de la cual se dicen toda suerte de asuntos a lo largo y ancho de Colombia, es en forma continua y periódica noticia en los medios de comunicación en el país. Su nombre es Enilce López, su alias; “La Gata”.

“La Gata” es una pequeña mujer, de tez morena y cabello ondulado que proviene de una familia humilde. Enilce López se ganaba la vida leyendo las cartas y realizando toda suerte de sortilegios, aquelarres y actos de brujería. Paralelo al trabajo como pitonisa, “La Gata” se dedicaba al comercio de todo tipo de productos, labor en la cual acompañaba a su esposo.

En poco tiempo y ya con unos pesos de más en su hogar “La Gata” se convierte en una próspera prestamista y en los albores de los años 80, logra fundar Apuestas Permanentes El Gato, negocio que no solo le significó acrecentar su solidez económica, sino que le entregó el remoquete por el cual se haría muy famosa. Al paso de los años, Enilce López, extendió su negocio por las principales capitales y municipios de la costa Atlántica colombiana.

EL PATRIARCA DE LAS ESMERALDAS

El “Patriarca de las Esmeraldas” Víctor Manuel Quintero Morales, es una historia inédita que narra la lucha de horror y éxito, que vivió uno de los verdaderos dueños de las esmeraldas en Colombia.

Los hermanos Quintero Morales llegaron jóvenes y pobres a las minas de esmeraldas de Chivor, explotadas por norteamericanos. Los inexpertos campesinos inician sus labores como cuidadores de caballos. Pronto se ganan la confianza de sus patrones, y con el paso de los meses, aprovechan la bonanza verde, a tal punto que Víctor termina de dueño de las minas de Chivor ubicadas en la Cordillera Oriental entre las montañas de Cundinamarca y Boyacá, y de otras de las más importantes minas de esmeraldas de Colombia.

Víctor Quintero, le da la oportunidad de trabajar en el mundo de las piedras preciosas al temible zar de las esmeraldas Víctor Carranza, y éste obliga al Patriarca a huir del país para salvar su vida y la de sus hijos. Quintero Morales sobrevivió del baño de sangre de los años 60 y en los 80, fue uno de los garantes de la pacificación en las minas.

whatsapp-image-2020-08-01-at-12.28.45-pm-2
whatsapp-image-2020-08-01-at-12.28.47-pm

LA MULTINACIONAL DEL CRIMEN LA TENEBROSA OFICINA DE ENVIGADO

El puesto que dejó vacante en la Oficina de Envigado, el patrón Pablo Escobar, luego de su muerte, lo ocupó un hombre que le sobrevivió a una purga, que el jefe del Cartel de Medellín, había ordenado contra antiguos socios en el negocio del narcotráfico.

El ungido en la silla que había dejado el antiguo ladrón de carros Pablo Escobar le correspondió a un maltrecho Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna.

Murillo Bejarano desarrolló su actividad criminal principalmente en la ciudad de Medellín, desde joven llevaba una vida asociada a la criminalidad desde su paso por la guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL), para más tarde ponerse al servicio del Cartel de Medellín, llegando luego a ser el jefe del extinto grupo de sicarios conocido como La Terraza, quienes estaban al servicio del Cartel de Medellín. 

EL PATRIARCA DE LAS ESMERALDAS

El “Patriarca de las Esmeraldas” Víctor Manuel Quintero Morales, es una historia inédita que narra la lucha de horror y éxito, que vivió uno de los verdaderos dueños de las esmeraldas en Colombia.

Los hermanos Quintero Morales llegaron jóvenes y pobres a las minas de esmeraldas de Chivor, explotadas por norteamericanos. Los inexpertos campesinos inician sus labores como cuidadores de caballos. Pronto se ganan la confianza de sus patrones, y con el paso de los meses, aprovechan la bonanza verde, a tal punto que Víctor termina de dueño de las minas de Chivor ubicadas en la Cordillera Oriental entre las montañas de Cundinamarca y Boyacá, y de otras de las más importantes minas de esmeraldas de Colombia.

Víctor Quintero, le da la oportunidad de trabajar en el mundo de las piedras preciosas al temible zar de las esmeraldas Víctor Carranza, y éste obliga al Patriarca a huir del país para salvar su vida y la de sus hijos. Quintero Morales sobrevivió del baño de sangre de los años 60 y en los 80, fue uno de los garantes de la pacificación en las minas.

whatsapp-image-2020-08-01-at-12.28.45-pm-2
whatsapp-image-2020-08-01-at-12.28.47-pm

LA MULTINACIONAL DEL CRIMEN LA TENEBROSA OFICINA DE ENVIGADO

El puesto que dejó vacante en la Oficina de Envigado, el patrón Pablo Escobar, luego de su muerte, lo ocupó un hombre que le sobrevivió a una purga, que el jefe del Cartel de Medellín, había ordenado contra antiguos socios en el negocio del narcotráfico.

El ungido en la silla que había dejado el antiguo ladrón de carros Pablo Escobar le correspondió a un maltrecho Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna.

Murillo Bejarano desarrolló su actividad criminal principalmente en la ciudad de Medellín, desde joven llevaba una vida asociada a la criminalidad desde su paso por la guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL), para más tarde ponerse al servicio del Cartel de Medellín, llegando luego a ser el jefe del extinto grupo de sicarios conocido como La Terraza, quienes estaban al servicio del Cartel de Medellín. 

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

Abrir chat